lectura selectiva

Lectura selectiva

En esta oportunidad nos vamos a concentrar en un tipo de lectura particular: la selectiva. Pasemos entonces a ahondar en lo que consiste la lectura selectiva, sus características y las formas en como realizarla de manera eficiente.

¿En qué consiste la lectura selectiva?

La lectura selectiva es una de los tipos de lectura creados para realizar una exploración al contenido del un texto. Es en sí una lectura de búsqueda que pretenden dar al lector un conocimiento básico sobre el contenido de la obra, es decir, dar un abordaje primario al texto.

Para lograr este cometido, en la lectura selectiva se realiza un examen de una parte del material escrito. Acá es escogido aquello que nos sirve para nuestros propósitos de aprendizaje, dejando de lado otra información que no reviste mayor importancia.

Este es un tipo de prelectura o lectura exploratoria que resulta muy recomendable para hacerse una idea sobre el contenido formal de un texto, por lo que suele emplearse como abre bocas a una lectura más profunda y detallada.

Objetivos de la lectura selectiva

Entre los principales objetivos de la lectura selectiva encontramos:

  • Dejar en evidencia la idea principal contenida en un texto.
  • Despertar el interés del lector por la obra en pleno.
  • Ofrecer un primer acercamiento al tema contenido en la obra.
  • Hacer más simple la comprensión de la información contenida en el documento escrito.
  • Ofrecer respuestas específicas en torno al tema planteado en el texto.
  • Construir expectativas en el lector sobre aquello que podrá descubrir al realizar posteriormente una lectura comprensiva del texto.

Características de la lectura selectiva

La lectura selectiva es, en términos generales, una preparación para la lectura profunda. Pero es preciso acotar que nos podemos topar con un conjunto de ejercicios de lectura selectiva que permiten realizar una sub-categorización dentro de este tipo de lectura preparatoria.

En todo caso, todos estos tipos de lectura selectiva comparten las siguientes características:

  • Todas las lecturas selectivas están orientadas a servir de motivación a la lectura.
  • Buscan generar una aproximación a contenido temático presente en el texto, donde el estudiante inicie un proceso de familiarización con esa información.
  • Es una fase de lectura que prepara al lector a discernir ciertos aspectos de interés en el libro, pero también permiten observar de primera mano elementos coyunturales en un texto tanto a nivel verbal, como en el sentido estructural.
  • Sirve de antesala al encuentro con términos, conceptos y/o fundamentos teóricos que permiten al lector prepararse ante el material que deberán afrontar con mayor profundidad posteriormente.
  • La lectura selectiva se efectúa en fragmentos del texto que han sido preseleccionados. Es por esto que podemos encontrarla generalmente dentro del ámbito académico.
  • Es una manera efectiva para identificar palabras clave e ideas principales.
  • Ningún tipo de prelectura, como la lectura selectiva sustituye el nivel de captación de la información en pleno como lo hace una lectura completa.

Tipos de lectura selectiva

Tal como hicimos referencia previamente, existen una serie de tipos de lecturas selectivas que se encuentran orientadas a realizar un proceso de examen particular del texto según sea requerido.

Cada una tiene un nivel de exigencia, duración del proceso y puntos a examinar distintos, por lo que resulta pertinente revisarlos a detalle uno a uno.

▪     Determinación estructural y de contenido de interés

Esta es quizás uno de los tipos de lectura selectiva más usados a nivel académico y en ella se exige que el lector ubique elementos puntuales como la introducción, conclusión, bibliografía, índice, epígrafe y títulos. También incluye la ubicación del resumen del texto en caso de tenerlo, como ocurre con los textos académicos.

▪     Determinación de ideas principales

Este tipo de lectura selectiva también resulta bastante común, ya que en él se ubican las ideas principales de un texto. Estas se suelen ubicar en el primer párrafo de cada capítulo, pero también es recomendable hojear el último de los párrafos pues allí se puede contener algún tipo de elemento conclusivo al respecto de la idea principal.

▪     Organizadores esquematizados

Este es un tipo de lectura selectiva en la cual se plantea una actividad en la cual se ofrece al alumno los conceptos más importantes contenidos dentro de un texto dentro de un formato organizado a modo de esquema. De este modo, el lector tiene una suerte de mapa del contenido presente en el texto.

Con este tipo de lectura selectiva el lector puede afrontar con mayor facilidad temas nuevos o conceptos hasta ahora desconocidos.

▪     Guías de lectura

Tal como su nombre lo indica, las guías de lectura selectiva son un acompañamiento que ayudan a los lectores a afrontar un texto. La manera en que lo logra es porque presenta un conjunto de títulos o epígrafes que coinciden con el texto, por lo que indican a dónde debe dirigir su lectura.

▪     Mapa semántico

Acá se le ofrece al lector una representación gráfica del texto en el cual se plantean los elementos claves del texto, donde además se suele estructurar una categorización conceptual.  Con este ejercicio de prelectura selectiva el lector es capaz de adquirir fundamentos conceptuales que facilitan la comprensión del contenido del escrito en fases posteriores.

▪     Enfoque iconográfico

En este tipo de lectura selectiva el lector deberá enfocarse en el componente visual y en la forma o esquematización del texto. Estos son recursos bastante comunes en textos de nivel escolar, pero podemos hallarlos, con su respectiva complejización, en niveles académicos superiores.

Cabe señalar que es posible que un docente recurra a exigir a sus alumnos la realización de combinaciones de tipo de lectura selectiva, teniendo por ejemplo la aplicación de una de lectura selectiva de enfoque iconográfico junto con una de determinación de ideas principales.

¿Cómo realizar una lectura selectiva de manera correcta?

En líneas generales, si se te pide efectuar una lectura selectiva de un documento te recomendamos que sigas los siguientes pasos:

  1. Procede a efectuar una revisión general del documento.
  2. Realiza una identificación de aquellos elementos paratextuales presentes en el texto, ya sean verbales, como títulos, epígrafes, bibliografía, así como los paratextos iconográficos presentes, ya sean fotografías, infografías, diagramas, etc.
  3. Ahora, en función a los elementos exigidos en la actividad, procede a puntualizar y extraer la información.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.