Lectura científica

La lectura científica se entiende como un paso necesario para poder adquirir conocimientos nuevos. Esto con la finalidad de comprenderlos y después elaborar con ellos, textos científicos sobre la lectura realizada.

Este tipo de lectura se diferencia de la lectura común (con fines superficiales y recreacionales) por sus propósitos específicos.

¿Qué es la lectura científica?

La lectura científica es el tipo de lectura más concreta que se utiliza para fines de investigación. No está limitada a estudios científicos, sino que abarca procesos y factores efectuados por el lector en la lectura de textos específicos.

Es una modalidad de profundización, por lo cual, generalmente, se necesita un conocimiento previo del tema.

Es importante añadir que la lectura científica requiere un pensamiento crítico y tiene como base un método reflexivo. En ella se puede analizar y agregar información al texto especializado que se ha elegido; por esto se menciona la necesidad de conocimientos previos.

¿Cuáles son las características de este tipo de lectura?

Al igual que todos los tipos de lecturas utilizados, la lectura científica tiene una serie de características que la distinguen. La lectura atenta, pausada, las comparaciones y el previo conocimiento son algunas de estas características.

  • Lectura lenta y atenta: Durante la lectura crítica, lo primordial es la atención que se coloca al texto. En este proceso, que es lento y pausado, se puede recurrir a la elaboración de fichas y resúmenes para así comprender mejor.
  • Lectura y comparación: Es usual que en este tipo de lectura se realice un estudio comparativo de los textos. En este los argumentos que se utilizan, llevan al lector a crear conclusiones distintas de forma radical.
  • El previo conocimiento: Para la lectura científica se requiere de un previo conocimiento del tema, por mínimo que sea. Se necesita un lector capacitado para comprender todo lo que expresa un texto o lectura especializada.

¿Qué importancia tiene la lectura científica?

Sin duda la lectura científica tiene gran importancia. Esta radica en la posibilidad que tiene el lector de adquirir conocimientos nuevos y asumir una actitud más crítica.

Mediante este tipo de lectura, el lector podrá diferenciar ciertos conceptos con determinación y reflexión. A partir de este proceso, se genera un nuevo aprendizaje fundamentado en el texto.

Es esencial para estudiantes de cualquier nivel académico, investigadores, profesores y científicos, pues con ella asumen una actitud crítica como lectores.

La lectura científica influye en la capacidad de pensar, de desglosar temas, de analizar textos y situaciones, y de elaborar ideas nuevas. Es una herramienta que sirve en su actualización como profesional.

¿Dónde se puede encontrar la lectura científica?

Es un tipo de lectura bastante común dentro del nivel universitario, en la educación superior, instituciones de investigación u otras similares. En estos, los artículos científicos y los textos se someten a consideración y evaluación de colegas antes de ser divulgados.

En este sentido, es muy importante resaltar que los artículos científicos y la lectura de los mismos, no se reducen a temas de biología, ingeniería, química, entre otros. Esto abarca muchas categorías para el conocimiento, incluyendo literatura, filosofía, administración, derecho, etc.

Lo que necesita el lector es un previo conocimiento que le ayude a detectar la veracidad de su lectura. Solo de este modo abrirá paso a ideas y conocimientos nuevos desde la lectura. En conclusión, la lectura científica es la utilizada por los lectores para reflexionar, investigar y llevar a cabo sus estudios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *